Residencial Privée Bosques

Categoría:
Vivienda Residencial
Ubicación:
Cuajimalpa, Ciudad de México
Área total:
42,625 m²
Unidades:
60 departamentos
Año:
2017
Estatus:
En proceso
Servicios:
Proyecto
Dirección
Construcción
Supervisión
Memoria:

Residencial Privee es un conjunto de tipo residencial plus ubicado al poniente de la Ciudad de México.

El conjunto se desplanta sobre un predio de 32,160 m2 que tiene la particularidad de contar con una pronunciada pendiente que se torna abrupta y desciende 36 metros en el último tercio del terreno, hasta colindar con un importante club de golf de la zona y con vista a una barranca.

Privee tiene seis edificios distribuidos en dos líneas de tres paralelos a la barranca. En cada uno de ellos hay diez departamentos de aproximadamente 450 m2 cada uno dispuestos en cinco niveles, dos por nivel, dando un total de 60 unidades. Todas, con una una magnífica vista de la barranca y de las extensiones del club de golf.

El concepto parte de la reinterpretación de la barranca y la liberación de vista de los departamentos, donde cada línea de edificios se va escalonando con desplazamientos horizontales, lo que aporta un juego volumétrico a la fachada y genera amplias terrazas a cada departamento logrando un espacio de transición entre el exterior y el interior.

Considerando la morfología del predio, así como lo atractivo de las vistas hacia la barranca, el conjunto se va escalonando. El desarrollo del proyecto inicia con una glorieta y un pórtico de acceso peatonal-vehicular. Asimismo, cuenta con un edificio de amenidades de tres niveles que incluyen salón de usos múltiples, salón de adultos, salón de jóvenes, spa, gimnasio y alberca. Esta edificación va tomando la diferencia de alturas hasta llegar al nivel de un área verde de 3,500 m2, que funge como conexión entre el área pública y la primera línea de edificios de departamentos.

A nivel del área verde se accede a la primera línea de edificios, bajo estos se desarrollan dos sótanos de estacionamiento, a través de los cuales se conectan tres puentes que comunican a cada uno de los tres edificios de la línea inferior y mediante elevadores se distribuyen hacia los departamentos.

Todos los departamentos cuentan con amplios ventanales de piso a techo para potenciar la relación con la barranca.

En cuanto a los acabados, se trató de dar sobriedad y elegancia al conjunto. Las fachadas se trabajaron con una piedra en color beige que, con el juego volumétrico de las mismas, da la apariencia de bloques esculpidos, reforzados con acentos de una piedra en color gris oxford y amplios ventanales.